A uno de mis clientes le obsesiona el posicionamiento de su web en internet, está obsesionado con ser el número 1 en google para captar clientes de forma rápida, de hecho, realiza pequeñas inversiones en adwords. Tiene presencia en muchas redes sociales porque cree que exhibiéndose lo verá más gente, captará clientes y venderá más. Ni siquiera ha pensado en su marca, tan sólo en su web. Lamentablemente, está perdido por que no sabe cómo comunicar para conectar.

Si no estás en internet, no existes.

Esta frase tan famosa, de la cosecha de Bill Gates, muchos se la han grabado a fuego en el pecho hasta el punto de la obsesión y de no tener en cuenta muchos factores que hay que tener presente antes de estar online, como el ser offline, la marca, el producto, el servicio, la audiencia.

Justo ahora mismo, escribiendo este post, acabo de leer en linkedin un comentario que escribía alguien entre emoticonos y “jajajás” en su perfil de esta red social: “Si no estás en linkedin, no existes”, y me ha venido como anillo al dedo.

Nos engañan. Si, nos mienten y además dejamos que lo hagan. Tropezamos dos veces con la misma piedra. Luego nos lamentamos y desconfiamos y ya no sabemos qué hacer ni a quién acudir. ¿Qué nos está pasando? Debemos de ser capaces de analizar y razonar por nosotros mismos las señales, analizar nuestra marca, nuestro entorno, nuestros objetivos y tomar decisiones: ¿qué es lo que mejor nos conviene y cómo?.

Razonemos un poco, ¿crees que si no estás en linkedin no eres nadie?. Mentira. Piensa si resultaría atractivo un perfil vacío en linkedin, sin foto, sin biografía, sin nada… ¿a quién queremos engañar?. Analiza primero: ¿qué es linkedin y para qué sirve? ¿para qué quiero estar en linkedin? ¿qué objetivos pretendo alcanzar? ¿cómo? Y ahora imagina que ese perfil tiene una foto (de la primera comunión) y una biografía y currículum muy bien detallados, supongamos que es un experto en cadena de suministros con amplia experiencia, pero que no comparte nada, tan sólo engorda su lista de contactos, y lo poco que publica es para hablar del buen tiempo que hace, de lo bien que desayuna y de lo feliz que es, ¿qué imagen te transmite su marca personal?

Comunicar: cuestión de lógica

Comunicar no es fácil, aunque como todo, tiene su lógica. La clave de comunicar no está en saber qué decir, sino cómo decirlo y a quién. Si no puedes contratar los servicios de un profesional de confianza que te pueda orientar en tu estrategia de comunicación, utiliza la lógica y recuerda: Análisis, objetivos, estrategia, acciones, medición.

Mi cliente y yo estamos trabajando juntos desde los cimientos de su modelo de negocio, ya que, como le digo en nuestras sesiones: ¿y el día que no le pagues a google como atraerás y conectarás con tu público objetivo? Trabajamos en encontrar su ángulo de diferenciación y en definir una estrategia orientada a su target, en encontrar su estilo de comunicación para hacerse entender y en desarrollar unas acciones alineadas con sus objetivos.

Sé auténtico para conectar con tu audienciaLa pasada semana, en una de nuestras sesiones, le transmitía que todo no se basa en ser digital, en tener una web impactante y muchos perfiles en infinidad de redes sociales que requieren de mucho tiempo de dedicación y en las que debes saber cómo comunicarte en cada una de ellas. –¡Ah! ¿no? ¿y entonces qué hago? ¿Cómo consigo ser visible y captar clientes?, me decía. Sé offline, sé tú, sé auténtico -le dije.

Estar en el mundo offline

Eres de carne y hueso, a lo largo de toda tu vida, te has formado, has aprendido, has adquirido experiencia y conocimiento que han hecho de ti una marca, todo esto lo has hecho siendo tú, estando en contacto físicamente con las personas a las que has dejado huella (buena o mala) y has creado una imagen de ti, tu marca personal.

Quieres más. Has crecido profesionalmente y has creado una marca corporativa. Quieres que tu marca sea digital. Te haces una web atractiva y la subes a internet, te abres perfiles en varias redes sociales y empiezas a vomitar lo primero que se te pasa por la cabeza, mensajes sin sentido que no están alineados con tu estrategia ni conectan con tu audiencia porque ignoras cómo es tu audiencia, quiénes son, qué les gusta. Te has olvidado del contacto real, de conectar, de humanizar la marca, te has olvidado de estar en el mundo offline para transmitirlo online. Perdona, pero ser una marca digital, o digitalizar tu marca no es esto, te equivocas. Una marca digital está con su público, lo escucha y ayuda, comparte, está presente en las vida de su consumidor y de su audiencia para conectar con las personas.

Da igual que le pagues a Google (analiza qué pasa cuando dejas de hacerlo) y da igual que estés presente en muchas redes sociales si realmente no sabes quién eres ni a dónde te diriges o no eres capaz de enamorar a tus clientes potenciales.

Y tu marca… ¿conecta? ¿enamora?